Cuando parecía que la lucha por la masturbación era algo olvidado, de nuevo han surgido nuevos guerrilleros que hablan del “vicio de masturbarse” para reprimir una acto natural que en absoluto tiene consecuencias negativas en el cuerpo ni en la mente.